Cuando lo que pide el cuerpo a cineasta como James Gunn, realizador de los tres volúmenes de Guardianes de la Galaxia (2014, 2017), con el último pendiente de estreno, o de El escuadrón suicida (2021), es la comedia desvergonzada, uno se pregunta hasta qué punto estará dispuesto a llegar con ella; o, como mínimo, lo que le van a permitir hacer los productores en ese aspecto. Y empieza el capítulo “It’s Cow or Never” (1×08) de El Pacificador (desde 2022) con una escena en la que su protagonista alcanza el culmen del infantilismo; y hay que quitarse el sombrero.

Continúan después, claro, las conversaciones disparatadas entre las que el argumento consigue salir a flote de su locura para que avance; y con un giro de contrapunto cómico que se sustenta en música de Clint Mansell (Réquiem por un sueño) y Kevin Kiner (Titanes) sobre todo. Por otro lado, no dejan de causarnos desconcierto las intervenciones de Adrian Chase o Vigilante (Freddie Stroma), un tipo que es como la versión exagerada de Christopher Smith (John Cena) en sus planteamientos desquiciados, cuyos chistes no cuajan por completo.

El humor alocado de ‘El Pacificador’ no es inútil

DC | HBO Max

James Gunn, que dirige además de haber escrito este episodio de El Pacificador, tiene una ocurrencia bastante inesperada a lo Dexter (James Manos Jr., 2006-2022); y, con ella, sigue aprovechando el potencial del detestable Auggie Smith (Robert Patrick) y su presencia inquietante y desestabilizadora. Si bien no sabemos si esta decisión le resta potencia al clímax dramático sobre padre e hijo en “Stop Dragon My Heart Around” (1×07) por no resultar un enfrentamiento definitivo. Y es que el estadounidense, por no respetar en su irreprimible empeño desfachatado, no respeta ni aspectos como ese.

Lo que no olvida es exprimir las posibilidades de los héroes con menos probabilidad de convertirse en ello debido a su mismo carácter, y a una apariencia muy diferente a la que las historias de este tipo nos han acostumbrado. Pero lo que nunca hubiésemos supuesto, aunque hubiésemos debido, es que James Gunn utilizaría uno de los ingredientes propios de su verborrea delirante, con el que había insistido en capítulos anteriores, como elemento dramático para salir de una situación difícil y, al tiempo, profundizar en John Economos (Steve Agee).

James Gunn le da un sentido completo a la evolución de Christopher Smith

DC | HBO Max

La carnicería se desencadena por fin con unos cuantos detalles gore, que le gustan lo suyo al realizador americano como los monstruos desagradables de los que tampoco se priva aquí, en una trepidante secuencia de acción coreografiada, con el tema principal de El Pacificador en los oídos, llamado “Do You Wanna Taste It”, de los noruegos Wig Wam, que lo incluyeron en su álbum Non Stop Rock’n Roll (2010). E, igual que en El escuadrón suicida, no podemos pedirle piedad alguna a James Gunn por los esforzados protagonistas de esta serie de HBO Max.

A continuación, nos engaña con un montaje alterno para dar un volantazo efectivo. Pero no es el único porque, de inmediato, se producen dos más; otro semejante al anterior de Eagly y su contrapunto y aquel que le proporciona un sentido completo a la evolución de Christopher Smith en esta aventura inicial; con un discurso elocuente y revelador, los flashbacks oportunos y la partitura para dotarle de la intensidad que necesitaba un momento así. Y los siguientes segundos silenciosos nos traen una violenta resolución que le libra de las tentaciones.

Agradecemos una aparición satisfactoria; y luego, una reincidente en un viraje narrativo que hace saltar por los aires la premisa básica de El escuadrón suicida. Osado, James Gunn; de quien no debería sorprendernos que sea consciente, por otra parte, de que presentar a un manojo de individuos como los de El Pacificador para pitorrearse de ellos no resulta incompatible con que nos emocionen, como ya había ocurrido durante capítulos previos, en el último tramo de “It’s Cow or Never”. Y, por todas estas cosas, veremos con gusto la segunda temporada.


av noseel

Lämna ett svar

Din e-postadress kommer inte publiceras.